Inicio Blog Histeria, el mal de mis ancestros femeninos

Histeria, el mal de mis ancestros femeninos

Inicio Blog Histeria, el mal de mis ancestros femeninos

Histeria, el mal de mis ancestros femeninos

by Cristina Hernández

Hoy quiero compartir un poco de historia, curiosidades y datos interesantes sobre la histeria. Buscando información e investigando sobre esto, me encuentro con una serie de datos que me han dejado con la boca abierta y aquí os los dejo:

Los griegos utilizaban esta palabra para hacer referencia al útero y que denominaba una “enfermedad” en dicho órgano, que provocaba trastornos en el comportamiento psicológico de la mujer que la padecía. Los primeros documentos sobre esta “enfermedad” vienen de los primeros escritores médicos y filósofos de las culturas griegas, egipcias y lejano Oriente. Ya en la cultura egipcia se encontraron papiros de la medicina de la época, donde contenían información de casos clínicos en los que  existían  síntomas extraños pero que había una relación entre ellos.

En una de las teorías existentes, se suponía que todos estos trastornos eran causados porque la matriz o útero estaba desplazado de su lugar. Ahí nació la idea de un útero móvil o migratorio y que en su viaje provocaba numerosos malestares físicos, entre ellos la obstrucción de las entradas del aire, numerosos problemas emocionales y la famosa neurosis. Uno de los tratamientos recomendados eran dar a oler ungüentos pestilentes, con el fin de hacer que se desplazara a su lugar de origen por el mismo rechazo de dicho olor. Otra de las hipótesis era que las mujeres que no habían tenido relaciones sexuales, se les secaba dicho órgano y que ascendían a la cavidad abdominal  o hacia la garganta, en busca de humedad perdida. Precisamente uno de los síntomas mas obvios eran los “nudos en la garganta”.

Platón llegó a reconocer que una vida sexual insatisfecha podía llevar a una neurosis, que la cura era el matrimonio y tener hijos. Galeno consideró que la histeria era provocada por la pestilencia de los vapores de la retención de la sangre menstrual en descomposición  o el semen femenino retenido, pues ya se contemplaba la eyaculación femenina. Serapión, medico árabe, aseguraba que era por la incontinencia sexual, pues afectaba por igual a solteras y viudas por igual.  En la Edad Media creían que la histeria tenía una connotación demoníaca, el que la mujer padeciera estos síntomas psíquicos y nerviosos.

Había una distinción entre los tratamientos a seguir, dependiendo de la edad de la paciente, con lo cual en el caso de las mujeres vírgenes, la recomendación era el casamiento, a las mujeres casadas la recomendación era el coito y en los casos persistentes, un masaje, con lo que se presupone un estudio eminentemente sexual a todos los cuadros. Esto en los casos mas leves, pues en los más severos, el tratamiento podrías ser un internado para enfermos mentales o la histerectomía.  Los masajes, no eran efectivos en todos los casos y dió lugar a que en el siglo XIX hubiera un gran salto en cuanto a los tratamientos ofrecidos, en 1880 se creó el primer masajeador, de manos del doctor  Joseph Mortimer Granville, dando lugar al nacimiento de los consoladores de hoy en día. Este tratamiento tenía la misión de provocar un “paroxismo”, de manera más periódica, de un modo mas fácil para los médicos  y una mejoría notable a todos los síntomas.

                                 

El estudio de los síntomas psicológicos de la histeria, dió lugar a que Freud uniera la brecha entre el conflicto sexual con el concepto de la histeria, ayudando así a tratar la neurosis. Y a la existencia del inconsciente,  posteriormente dando lugar al psicoanalisis. A lo largo del siglo XX fue cuando fue desapareciendo la histeria como diagnostico médico, gracias a los avances en el estudio de la mente.

De todo esto, mi conclusión es que gracias a la evolución, la mujer ha podido salir de un paradigma, de cosificación y estigma durante siglos, en cuanto a la idea de “mujer ideal”, en la que solo podía tener sexo para la reproducción y no para el placer. Con lo cual, echo la vista atrás y puedo ver el recorrido de avance, no solo en este tema que hoy comparto, sino en muchos otros relacionados directamente con las mujeres. Veamos lo que ya se ha hecho, consideremos todo lo que va cambiando en la humanidad en pos de las mujeres, seamos conscientes del gran cambio del que somos participe y que se está dando en estos momentos, pongamos nuestro grano de arena y ayudemos a que ese cambio siga siendo posible, por el bien de todos!! GRACIAS!!

Cristina Hernández

Bibiografía: Ilza Eith “Histeria: Historia de la enfermedad”

 

 

Cristina Hernández Creadora de Tu Alquimia Interior y de la Escuela NACER MUJER, Coach de Sabiduria Femenina y desde hace 12 años acompaño a mujeres a conocerse a sí mismas, a recuperar su poder personal desde el amor, a traspasar sus miedos y a hacer cambios transcendentales en sus vidas. Estamos viviendo un despertar profundo y colectivo de la energía femenina y estoy feliz de aportar mi granito de arena a restablecer el Amor y la integración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Video Lightbox Plugin